VERANO CON COVID
15/09
El Concejo comienza a analizar la cesión de balnearios del norte a clubes deportivos
La posibilidad se enmarca dentro de las proyecciones para un verano marcado por el Covid-19. En la perspectiva de descomprimir el centro, las playas del norte presentan la dificultad de la falta de infraestructura.

Aún con la incertidumbre sobre qué verano le deparará a la Costa Atlántica el avance de la pandemia de coronavirus, el Concejo Deliberante comenzará a debatir desde mañana la posibilidad de avanzar con permisos precarios a clubes deportivos para la explotación de balnearios del norte.

Se trata de una serie de playas que se encuentran sin concesión ni cobertura pública y que presentan serias deficiencias de infraestructura, algo que busca ser compensado en vista a la necesidad sanitaria de descomprimir la asistencia a la zona céntrica.

El proyecto presentado por la radical Vilma Baragiola comenzará a ser debatido mañana desde las 10 hs en la comisión de Turismo, en lo que se dio en denominar Régimen Municipal Especial de Asignación de Unidades Turísticas Fiscales, cuyos destinos aún no fueron definidos por el Ente Municipal de Turismo.

“En la zona norte de la ciudad hay al menos seis sectores con grandes superficies de arena que no pueden quedar a la deriva durante la próxima temporada de verano, para la cual solo faltan cuatro meses”, sostuvo la autora en los fundamentos del proyecto.

 “Consideramos que sería una gran alternativa ofrecerle a los clubes deportivos más cercanos geográficamente a estas zonas tomar a su cargo diferentes sectores para garantizar orden, cuidado y una batería mínima de servicios: gastronomía, sombra móvil, baños químicos bien estructurados y equipados, actividades recreativas para niños y adultos y zonas de entrenamiento para la pretemporada de diferentes disciplinas deportivas (en donde la arena puede jugar un papel siempre importante)”, profundizó la concejala.

En tanto, los apuntados para asumir las concesiones son clubes deportivos debido a que “la posibilidad de trabajo de los clubes implica darle una oportunidad a muchas familias y jóvenes que habitualmente resultan ser socios de estas asociaciones civiles sin fines de lucro y que representan una contención social asociada al deporte que ahora pueden también ser un aprovechamiento de servicios de sol y playa con actividades que no solo contemplen la sombra y la gastronomía sino además una multiplicidad de acciones recreativas y deportivas”.

Los clubes deberán estar reconocidos por el Ente Municipal de Deportes y Recreación (EMDER) y deberán elevar sus propuestas para la explotación de las mencionadas UTF y, el Ente Municipal de Turismo (EMTUR) será el encargado de evaluar las mismas.

 Además, el Departamento Ejecutivo local tendrá que reglamentar “las condiciones mínimas que deben ofrecerse por los interesados en cada UTF entre las que necesariamente se contemplará la colocación de baterías de baños químicos para ambos sexos y discapacitados, el ofrecimiento de servicios gastronómicos y de sombra móvil, actividades recreativas para niños y adultos y circuitos de entrenamiento para pretemporada en caso de que los escenarios así lo permitan”.