CRISIS SANITARIA
14/09
Crecen los casos de pacientes Covid rechazados en centros de salud y hospitales de la ciudad
Pese al criterio de internación elaborado por el médico de SAME, infectados son rebotados por las instituciones sanitarias con variados argumentos. En la Municipalidad reconocen el problema y apuntan contra Zona Sanitaria VIII. Los detalles.

La situación que comenzó a registrarse desde comienzos de agosto se profundiza en los últimos días a partir de la aceleración de la curva de contagios, con internaciones de pacientes Covid rechazadas tanto en el Hospital Interregional General de Agudos (HIGA) como en centros privados de salud en General Pueyrredon.

El agravamiento del cuadro fue pormenorizado a La Tecla Mar del Plata tanto por enfermeros como médicos que revisten en el SAME, encargada de los traslados de pacientes, como también por autoridades municipales, que observan con preocupación y dicen haber agotado las gestiones ante los efectores privados como ante los responsables de Zona Sanitaria VIII.

Reconociendo como base la saturación que se registra en el hospital de Juan B.Justo, prácticamente no se producen ingresos de pacientes con obra social, que son rechazados argumentando que deben ser derivados a ámbitos privados. En las clínicas, en tanto, se registran las más variadas situaciones: el rechazo al criterio de internación que sostiene el médico de la ambulancia del SAME, el planteo que el paciente debe ser atendido en centros públicos o incluso discriminaciones según la obra social involucrada.

En el medio, pacientes y personal sanitario deambulando por la ciudad en busca de una cama con la incertidumbre sobre la evolución del cuadro. “Hemos llegado a estar 6 horas esperando en la puerta de una clínica para que el paciente sea aceptado, donde incluso hubo que pedir el auxilio de otra ambulancia porque de tanto esperar, el paciente agotó el tubo de oxígeno con el que estaba siendo asistido”, graficó un enfermero del SAME.

“En el HIGA, si el paciente tiene obra social no te lo reciben. En las clínicas la situación no es mucho mejor. Nadie se hace cargo de nada y no hay fiscalización”, planteó en off una alta fuente del gobierno municipal, apuntando a la responsabilidad de Zona Sanitaria VIII. Asimismo, se reconoce la situación crítica en cuanto al recurso humano sanitario humano, fundamentalmente a la falta de intensivistas.

Una de las situaciones más recurrentes es la divergencia sobre la existencia o no de criterio de internación, es decir, la conclusión sobre si el cuadro que presenta el paciente con Covid amerita o no que quede bajo observación. “Esto se repite muchas veces por día. El médico de la ambulancia llega a la clínica con criterio de internación, pero en la clínica nos dicen que el cuadro no es para internar. Más allá de la discusión, no se puede hacer mucho más y hay que devolver al paciente a su hogar. Eso es abandono de persona de acá a la China”, reconstruyó otro integrante del SAME.

Por otro lado, describió otra mecánica recurrente, que evidenciaría discriminación de acuerdo a la obra social con que se cuente. “Nos ha pasado que ante cuadros similares nos aceptan al paciente si tiene determinada obra social pero no si tiene otra. Hay discriminación”, denunció. También cree que esa diferenciación opera cuando el paciente llega al centro médico por su propios medios o por derivación del SAME: “nos ha pasado encontrarnos con algún médico solidario que nos recomienda que el paciente se baje de la ambulancia y entre caminando, porque si llega con nosotros lo rebotan”, cuestionó el trabajador de la salud, que alista a las principales clínicas en este tipo de prácticas.