SALUD
01/08
Crecen los cuestionamientos por el recorte en las guardias de los CAPS
Los Comités Barriales de Emergencia y las centrales obreras plantearon que el ajuste es "inadmisible". Además, señalaron que se perderán unas "500 horas" mensuales de atención en los centros sanitarios.

Las centrales obreras, con la CGT y la CTA a la cabeza, junto con los Comités Barriales de Emergencia (CBE), volvieron a reclamar por el recorte de horas en las guardias pediátricas de los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS).

La demanda es comandada por el gremio de profesionales de la salud (Cicop) en Mar del Plata, la cual ahora ha sumado acompañamientos.  A través de un comunicado, las organizaciones plantearon que es “inadmisible el ajuste en el sistema de salud municipal” en tiempos de pandemia.

En esa línea, remarcaron que las labores que realizan los médicos deben tener reconocimiento y “ser valoradas”, ya que que “garantizan” la atención sanitaria. En cuanto al conflicto, esgrimieron que, mediante el Decreto 0949/20 el intendente Guillermo Montenegro “recortó 5000 horas de atención en salud, de las cuales 500 eran destinadas a la atención pediátrica en los 32 CAPS”. 

“Ninguna mejora del sistema público de salud se puede llevar adelante con recortes ni con precarización laboral. Por el contrario, es necesario fortalecer el servicio de salud, dotarlo de mayor presupuesto y de una planificación que prevea especialmente la prevención y la promoción de la salud, en una articulación aún mayor con la comunidad”, sentenciaron

Tal como informó este medio, el conflicto se desató a mediados de junio. En aquel entonces, a través de un memorándum, la Secretaría de Salud  afectó, en principio, directamente las guardias pediátricas en cuatro CAPS al modificar el sistema de horas extras.

La disposición firmada por la titular del área, Viviana Bernabei, y el Director General de Capital Humano, Marcelo Lacedonia, informó al personal médico que las guardias serían imputadas al módulo horario semanal. Esto significa que aquellos profesionales que opten por realizar guardias los fines de semana deberán descontarlas de la jornada semanal, afectando, de ese modo, a las prestaciones del servicio que se brinda de lunes a viernes. Distinto es el caso para un conjunto de médicos que ingresaron desde 2016 bajo otra modalidad contractual. Aquí la situación es aún peor, ya que se dispone el “cumplimiento obligatorio de una guardia de 9 horas”.

Las consecuencias inmediatas se observaron en los cuatro centros donde funcionan las guardias pediátricas: Ameghino, Serena (donde solo funciona los domingos), Batán y en el Centro de Salud 2. 

Consultado por el conflicto en cuestión semanas atrás, el intendente aseguró: “Esto tiene que ver con un reordenamiento del gasto del Municipio. En ningún momento tiene que ver con dejar de prestar el servicio, todo lo contrario. Es para mejorarlo”.

Por su parte, Bernabei esgrimió: “Bajo ningún punto de vista van a seguir cerradas las guardias. Hay que ser claros. “Los pediatras tienen su mirada y opinión. Nosotros tenemos no nuestra mirada, sino lo que reflejan las designaciones de siete pediatras, designados con un módulo semanal debiendo cubrir como mínimo una guardia de nueve horas. Hicimos las consultas a Legal y Técnica y nos dijeron que esas horas debían estar afectadas a lo que es la prestación semanal, por lo que tienen que ser guardias semanales”.

Y finalizó: “Nuestra concepción es que las horas extras responden a tareas extraordinarias, y una guardia que es una habitualidad no puede ser una tarea extraordinaria. Empezamos con la recomposición y arrancamos con pediatría, lo cual no significa que no va a afectar a otros médicos que hacen guardia”.

 

Etiquetas / Tags
Montenegro
Municipio