INFORME ESPECIAL
31/07
Las sillas vacías en la Justicia Federal
El cambio de Gobierno frenó el proceso de designación de magistrados. En febrero, el presidente Alberto Fernández ordenó retirar los pliegos del Senado, para su revisión. Sin fecha para su nuevo envío, el juego de poderes será clave para nuevas designaciones. El estratégico Juzgado No.1 de La Plata, el ambicionado.
La imagen de la señora de túnica blanca con ojos vendados y una balanza con dos platillos resulta, a estas alturas, sólo una ilusión, la esperanza de una Justicia ciega a las tentaciones del poder y justa, ante todo.

Cualquier encuestador que pulse el sentir de la sociedad argentina respecto de los jueces, y del sistema en general, recogerá los mismos datos: la imagen de la justicia (con minúscula, como su prestigio) está por los suelos.

El envío de la Reforma Judicial al Congreso, anunciada por el presidente Alberto Fernández, abre un debate respecto de los caminos a recorrer para alcanzar el objetivo de un poder más equilibrado y veloz, que se encuadre dentro de los tiempos “normales” para la resolución de las causas.

Independientemente del futuro de esta reforma en marcha, el envío de la iniciativa oficial abre ahora un nuevo interrogante respecto de un tema vital, y del que poco se habla en los últimos tiempos: el de nombramiento de jueces, especialmente los del Fuero Federal.


El presidente Fernández anunció el envío al Congreso de la Reforma Judicial.

El cambio de signo político en el país que significaron las elecciones de 2019, volvió a escenificar una práctica habitual en nuestra democracia, como es la del retiro de pliegos enviados por la gestión saliente que encara quien ocupa la Casa Rosada.

Así, en enero de este año, el entonces flamante gobierno de Alberto Fernández retiró los pliegos de jueces, fiscales y defensores del Senado. Fueron 60 que ya contaban con dictamen favorable de la Comisión de Acuerdos, de un total de 128, que serían sometidos a revisión.

Al respecto, la integrante del Consejo de la Magistratura de la Nación en representación de los abogados del interior, Marina Sánchez Herrero, aseguró que “fue una decisión del presidente Alberto Fernández de retirar los pliegos para revisión, y hoy no están en tratamiento”.

Sánchez Herrero consideró que “lo importante siempre es que los juzgados tengan jueces, y que los jueces sean los naturales”, aclarando que los mecanismos a cumplir cuando no hay juez natural por renuncia, por muerte o por el motivo que sea, es cubierto por un subrogante o el tema de conjueces. Pero ese es un mecanismo excepcional hasta tanto se vuelva a nombrar un juez natural”.


Marina Sánchez Herrero, Consejera por los abogados del interior.

Entre los nombres que el Gobierno aún demora en enviar están los de algunos juzgados claves o “calientes” en la provincia de Buenos Aires. Allí destaca el de Lomas de Zamora, donde la gestión macrista había puesto el ojo en Tomás Rodríguez Ponte –a cargo de escuchas telefónicas denunciadas en los últimos meses.

También es un dato importante quién se quedará con el juzgado de Mercedes, donde el candidato de Macri, el fiscal porteño Ignacio Mahíques, ha bajado en la cotización, luego de verse involucrado en un presunto “apriete” a jueces federales para direccionar la causa del memorándum con Irán, perjudicando a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La Plata, el pleno

Entre todos los juzgados que aún no cuentan con un responsable natural, el Nª1 de La Plata es, sin dudas, el más estratégico de cuantos están vacantes en la Provincia. 
Es que tiene bajo su órbita la competencia electoral en territorio bonaerense, y es un botín que ningún sector se negaría a obtener.

Bajo su mirada y decisión pasan, por ejemplo, la potestad para intervenir ante posibles controversias electorales en la Provincia. Tiene decisión ante temas tan candentes como la presentación de listas electorales, impugnaciones, financiamiento de los partidos políticos y hasta denuncias por presunto fraude o alteración de resultados en comicios.



El ambicionado sillón viene siendo subrogado desde 2014, cuando se produjo la muerte del juez Manuel Humberto Blanco, sitio que fue ocupado en forma provisoria por María Servini.

Posteriormente actuaron como subrogantes otros magistrados, como el juez de La Plata Adolfo Ziulu (subroga en estos momentos) y, durante las últimas elecciones, por el juez federal de Tres de Febrero, Juan Manuel Culotta, hoy a cargo de la Comisión de Selección del Consejo de la Magistratura y quien llevó adelante el proceso electoral de 2017.

En estos momentos, dos magistrados se reparten las competencias subrogadas del anhelado juzgado: Ernesto Kreplak en cuanto a lo penal, y Ziulu en el aspecto electoral.

“El problema de los subrogantes es que atienden varios juzgados a la vez, y entonces se tiende a tener una disfuncionalidad, no solo en el que subrogan sino en el otro”, explicó a La Tecla la magistrada Sánchez Herrero.

Tras el fallecimiento de Blanco se abrió el procedimiento constitucional previsto para el reemplazo, un camino que no estuvo exento de polémicas, especialmente tras la designación de Laureano Durán para dicha subrogancia, ya que en ese momento se desempeñaba como secretario contratado y tenía el cargo de escribiente en la Sala I de la Cámara Federal platense, por lo que fue cuestionado por diversos sectores, entre ellos la UCR.


Laureano Durán, junto a la jueza María Servini.

"Con una ilegalidad crean las condiciones para hacer en las elecciones tanta trampa como puedan. Quieren ganar en los juzgados lo que pueden perder en las urnas", aseguró el entonces titular del radicalismo, Ernesto Sanz.

Lo cierto es que Durán fue apartado luego de que la Corte Suprema ratificara un fallo en primera instancia declarando ilegal la Ley de Subrogancias, con lo que Servini tomó el lugar del joven juez, hijo del excamarista Alberto Ramón Durán.

Con el correr del tiempo, los mecanismos se aceitaron y el Consejo de la Magistratura comenzó a cumplir los pasos pertinentes para elegir a la terna que elevaría al Ejecutivo para, por fin, designar un juez natural en la capital provincial tras el visto bueno del Senado.

Así, la Comisión de Selección de Magistrados definió la terna propuesta para quedarse con el estratégico juzgado, según el orden de méritos.

La grilla estuvo encabezada por el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, seguido por Jorge Eduardo Di Lorenzo y Laureano Durán, en los puestos 2 y 3. Y aunque sea una práctica que el Ejecutivo elija el nombre del primero de los postulantes para remitirlo, no tiene obligación legal de hacerlo, tanto que Mauricio Macri pidió la designación del platense Durán.


Alejo Ramos Padilla, magistrado de Dolores.

Además de los tres integrantes de la terna, fueron entrevistados otros seis competidores por el cargo federal que está vacante desde 2014: Domingo Esteban Montanaro, Roberto José Boico, Diego Isasa, Andrés Salazar Lea Plaza, Matías Alejandro Latino y Juan Martín Nogueira.

Por orden de méritos, el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, encabeza las postulaciones, seguido por Jorge Eduardo Di Lorenzo y Laureano Durán, en los puestos 2 y 3.

Además de los tres integrantes de la terna, fueron entrevistados otros seis competidores por el cargo federal que está vacante desde 2014: Domingo Esteban Montanaro, Roberto José Boico, Diego Isasa, Andrés Salazar Lea Plaza, Matías Alejandro Latino y Juan Martín Nogueira.

Está más que claro que el panorama político dio un vuelco casi total, y que la definición ahora está en el campo de juego de la Casa Rosada, que aún no da pistas sobre el momento en el que piensa enviar sus propuestas a la Cámara Alta Nacional.


Plenario del Consejo de la Magistratura.

Un alto funcionario del Gobierno nacional confió a La Tecla que “por ahora no tenemos nada en concreto para informar de ese tema”, aunque al haberse anunciado la Reforma Judicial podría acelerarse un capítulo importante para la mejora de la calidad judicial, como lo es tener jueces independientes y que, como aseguran desde varios sectores, tengan “espaldas” para avanzar en investigaciones sin prestar atención a posibles presiones.

La puja por quedarse con el juzgado clave en la Provincia dividió aguas en su momento, incluso dentro del propio espacio que conforma el Frente de Todos. 

Entonces, Ramos Padilla contaba con el beneplácito de sectores claramente kirchneristas, especialmente del grupo jurídico del Instituto Patria. Por su parte, el “albertismo” no veía con desagrado a Durán, quien contó luego con el visto bueno del macrismo, a pesar de que muchos lo vincularon a la órbita del peronismo por su pertenencia a la agrupación Justicia Legítima.

Con el tiempo, el perfil de Ramos Padilla fue en franco crecimiento, especialmente por encabezar la investigación sobre la presunta existencia de una red de espionaje ilegal que roza de cerca al presidente Mauricio Macri y a varios de sus funcionarios, por sus vínculos con el falso abogado Marcelo D`Alessio, detenido por esta causa.

El tablero está servido y cada sector buscará imponer su ficha, en momentos en que una renovación de la Justicia aparece como objetivo del Gobierno nacional, aunque más no sea en el discurso.

En el panorama político algunos recuerdan el apoyo que recibió Durán por parte del exministro de Justicia (ahora en el cargo provincial), Julio Alak, para subrogar ese juzgado.

Por otra parte, desde el laboratorio del Instituto Patria confiaron a este medio que “aún no hay nada definido, incluso Ramos Padilla está bien posicionado para ocupar un lugar en la poderosa Cámara Federal, un sillón ambicionado por cualquier juez.

En la lista de juzgados federales que, además del platense, esperan por la designación de un juez natural se encuentran:

•    Juzgado Federal Penal No.1 de Mar del Plata
Subrogante: Santiago Inchausti

•    Juzgado Federal No.1 de Azul
Subrogante: Martín Bava

•    Juzgado Federal de Mercedes
Subrogante: Jorge Rodríguez

•    Juzgado Federal de Primera Instancia de Moreno
Subrogante: Adrián González Charvay