INFORME ESPECIAL
30/07
"No veo una crisis social en puerta"
En conversación con LaTecla.info, la ministra de Gobierno de la provincia de Buenos Aires se refirió a la situación que se vive en los distritos, los pedidos de los intendentes y la relación con la oposición. Además, negó volver al Senado y pidió responsabilidad institucional. Cristina; y la interna entre la Nación y la Provincia.

Teresa García, ministra de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, es una de las principales espadas políticas de Axel Kicillof. Por la pandemia de coronavirus debió trasladar sus oficinas de calle 6 en La Plata a su casa para seguir los pasos del día a día a través de teleconferencias y con el celular en constante interacción con el Gabinete, intendentes propios y opositores.
 

En conversación con LaTecla.info, la dirigente peronista del norte del Conurbano se hizo eco del avance de la pandemia y la crisis. Además, puso blanco sobre negro la convivencia institucional puertas adentro; el trato con la oposición y un pedido de responsabilidad.
 

-¿Cómo cambio la pandemia a la gestión proyectada?

Antes de asumir, Axel y el equipo de Gobierno definieron tres línea de acción para la Provincia. Una era fortalecer el sistema educativo, teníamos 800 escuelas con riesgo edilicio y la idea de que los chicos comenzaran las clases en condiciones dignas en las escuelas. Empezamos a trabajar en febrero con ese tema. Otra línea de trabajo fue fortalecer el sistema de salud, lo encontramos devastado. Y finalmente la última línea era poner de pie el aparato productivo de la Provincia entendiendo las regiones con cada particularidad, Conurbano, interior. La idea era hacer crecer el empleo. A los dos meses de asumir tuvimos esta desgracia, que es esta enfermedad y ahí se concentró toda la actividad en el fortalecimiento del sistema sanitario previendo no tener la misma foto que se dio en muchos lugares, que el sistema no resistió y la gente no tuvo opción a una cama de terapia intensiva. 
 

-¿Se pudo lograr o se está logrando evitar esa foto?

Se hizo un enorme esfuerzo por fortalecer el sistema sanitario. Casi se triplicaron la cantidad de camas de terapia intensiva en la Provincia, se fortaleció el insumo de personal de la Salud, se reequiparon hospitales ya existentes y los nuevos que se hicieron con respiradores y equipos de oxigeno, se abasteció intensamente todo tipo de insumo de seguridad. Esa fue la decisión del Gobernador que desde el primer día acompañó la decisión de tener una cuarentena muy estricta preservando la salud de los bonaerenses. El primer objetivo fue cuidar la salud de la gente. 
 

-En estos meses la situación económica se complicó más...

En el medio de esto se empezó a pensar en la salida de la pandemia y para lo cual se implementó programas de asistencias que se están empezando a poner en marcha. De asistencia y ayuda financiera para las Pymes, las micropymes, las actividades turísticas y culturales, medidas para ayudar con el pago de salario de aquellas empresas que son pequeñitas y se han visto devastadas. Se siguió con la pequeña obra pública que estaba programada, sobre todo aquella que tiene que ver con el fortalecimiento del sistema de salud. Se redobló mucho el esfuerzo en asistencia alimentaria, se triplicó la cantidad del Servicio Alimentario Escolar. La verdad que de todas las áreas de Gobierno, el ministerio de la Mujer con políticas específicas de violencia intrafamiliar principalmente, todos los ministerios hemos puesto todo para fortalecer la acción de Gobierno en el territorio. 
 




-¿En el territorio cómo está la relación con los intendentes?

Quiero resaltar y valorar la imprescindible acción de los intendentes, sin ellos hubiera resultado muy difícil llevar adelante la política de gestión en los territorios, ellos son los que tienen la temperatura ideal, los que tienen que aplicar las políticas. Por otra parte hubo una fuerte ayuda del gobierno de la Provincia, gracias a la colaboración nacional, para garantizar desde el mes de abril el pago de la masa salarial a todos los trabajadores municipales de la Provincia. El Gobernador entendió que no se podía cometer el error de como la plata no alcanzaba porque cayó la recaudación, los trabajadores municipales no cobraran su sueldo. No hubo ningún municipio que estuviera privilegiado sobre otro, cosa que no sucedió en el Gobierno anterior. Nosotros entendemos, y es la indicación permanente del Gobernador, todos los intendentes merecen de la atención del Gabinete cuando hay distribución ya sea de equipos de salud, de respiradores, de recursos económicos, se distribuye a veces con el CUD de la coparticipación o de alguna otra manera que implique equidad. Los intendentes han trabajado muchísimo y el gobierno de la Provincia los ha asistido en todo lo que ha podido, es una buena relación.

-¿Cómo está, en particular, la relación hoy con los intendentes de Juntos por el Cambio?
El vínculo es muy bueno, hay que entender que la integran dos fuerzas políticas (UCR y PRO). Desde el primer día trabajamos todos juntos porque esa era la indicación del Gobernador. La mayoría de las reuniones últimamente son vía videoconferencia, hasta ahora la relación es muy buena. Hemos tenido algún cortocircuito con algún intendente que en momentos delicados pretendió abrir más actividades de las que establecía el decreto del Gobernador y hemos tenido alguna contrajencia pública con algún intendente pero se han corregido porque nadie quiere tener un regadero de enfermedad en su pueblo. La hemos llevado muy bien.
 

-En el inicio del aislamiento la oposición pedía más atención del Ejecutivo y fueron bajando los reclamos a cero prácticamente.

Es lógico, somos fuerzas políticas distintas, cada uno tiene su objetivo, su forma, su modelo. Lo que pasa que eso se ve superado cuando la que corre riesgo de vida es la gente, hay una cosa que la sociedad no admite y es la discusión entre dirigentes políticos en el medio de esta situación. 
 

-¿Eso sucedió entre Kicillof y Larreta que dejaron las acusaciones cruzadas para conversar varias veces por semana?

Respecto a la relación entre Kicillof y Larreta, el Gobernador siempre antepuso el tema de la salud y su preocupación por la circulación de personas. La enfermedad comenzó en la región norte del Conurbano, luego en Capital, producto del regreso del exterior, y luego se transfirió al segundo y tercer cordón. Esto fue producto de una circulación excesiva. Ahí hubo diferencias de cómo abordar las aperturas y las no aperturas. Cuando comienzan a aumentar la cantidad de casos, como pasó llegando al primero de julio y se pone en riesgo la población, se tomó la determinación de una cuarentena muy estricta. Frente a la realidad es muy difícil confrontar políticamente, esa es la decisión que tuvo Axel desde el primer día. 




También, las diferencias iniciales con CABA tienen que ver con cual es la economía de base de cada uno de los distritos. La economía de base de CABA es comercio y servicio, la de Provincia es la actividad industrial y la actividad productiva, por lo tanto el Gobernador, lo que significó siempre, es la posibilidad de que abrieran las empresas en el segundo y tercer cordón con un protocolo muy estricto, con el transporte a cargo de las empresas, entendiendo que esto es lo que sostiene el empleo y evita los despidos, para nosotros es central porque somos una Provincia productiva. Eso fue la diferencia inicial y que se ha resuelto.
 

-En los últimos días, Mario Secco (intendente de Ensenada) hizo público un pedido de esfuerzo a Kicillof y Alberto Fernández, ¿cómo es la relación con los intendentes propios?

La relación es muy buena, el Gobernador tiene una reunión semanal ya sea de manera virtual o con los intendentes de nuestro sector así como lo tiene con Juntos por el Cambio. El reclamo de Mario Secco, y el de otros intendentes, es totalmente lícito. En la gestión anterior no tuvieron absolutamente ninguna ayuda ni acompañamiento de la Provincia, ni en materia de Seguridad, ni en materia de Obra Pública, ni en financiamiento. Esta es una actitud distinta de este Gobernador, fuera de las injusticias que se cometieron antes, él está dispuesto a no cometerlas en esta gestión. Cuando le falta algo a un intendente o pide algo, le falta al pueblo de su distrito no es que le falta en su casa, con el que no se cumple es con el pueblo del distrito. Por eso (los intendentes) piden que se reivindique los cuatro años que estuvieron olvidados.
 

-Muchos de los pedidos de los intendentes son en materia de reforzar la asistencia social y la seguridad. ¿Se avecina una crisis en la Provincia?

No veo una crisis social en puerta, si ha habido un aumento de hechos de inseguridad desde que comenzó la pandemia en marzo hasta ahora. Los primeros días de cuarentena era tan estricta que no había nadie en la calle, no había circulación, y había mucho personal de seguridad en la calle. Al volver a una suerte de normalidad restringida, con mucha más circulación, con mucha más actividad, con la apertura de locales, han vueltos las actividades delictivas. Respecto al año pasado, los números de los que yo tengo conocimiento, a julio del año pasado, tenemos un poco menos de cantidad de delitos pero tenemos más respecto al inicio de la cuarentena. 
 

-¿Se va a trabajar específicamente en ese sentido?

Esto es preocupación del Gobernador, está muy atento junto con el ministro de Seguridad (Sergio Berni). Ya está definida la compra de patrulleros. Nosotros quedamos desabastecidos de patrulleros en la última etapa de la gestión anterior. Incluso algunos distritos que han sido beneficiados con la compra de patrulleros no han sido los distritos de nuestro signo político, que tienen poblaciones mucho más grande y no han tenido el beneficio de la compra de equipamiento policial. Una unidad territorial pequeña como es el Conurbano, con más de 7 millones y medio de personas, y con municipios de 400 mil habitantes es necesario reforzar el equipamiento policial. La policía había quedado devastada, no hay helicóptero nocturno, no había helicóptero para transporte normal, faltaban ambulancias, el equipamiento había quedado desabastecido, hay que ponerle mucha tecnología.
 


El juego legislativo y la rosca


Antes de llegar al Gabinete provincial, Teresa fue la presidenta del bloque de senadores en la Provincia y estuvo a cargo de las negociaciones en minoría con la oposición. En los últimos días, rumores la ubicaron en un posible regreso a la rosca legislativa para ordenar la tropa oficialista en la Cámara Alta en tiempos de leyes sensibles como el endeudamiento.
 

-En los últimos días su nombre empezó a circular en un posible regreso a conducir el bloque en el Senado

Sí. Me parece muy injusto con nuestro presidente de bloque (Gervasio Bozzano), en el Senado no tenemos mayoría y eso causa problemas. Obviamente esas cosas se tensan en cada discusión, imponen el número de las comisiones, el número de integración, no tiene que ver con la voluntad o la capacidad de quien maneje el bloque o la Cámara, tiene que ver con el imperio de la realidad del número.
 

-¿Volvería?

He visto una operación política, estoy muy lejos de eso, estoy cumpliendo tareas como ministra de Gobierno, Todo el tiempo están buscando algo donde meterse para generar diferencias. El bloque del Senado tiene compañeros muy prestigioso, que ahora están a cargo de las comisiones y estoy segura que van a hacer un excelente papel. La tarea legislativa es formular proyectos en función de la mejora de las condiciones de vida, no es una mesa de póquer. Es un lugar desde donde construir mejoras en la situación de vida de la gente, no se puede especular con el número cuando se está poniendo en juego algún proyecto de ley que le mejora la vida a los bonaerenses. Es lo que sucedió con la fiscal impositiva, todos tienen que reflexionar, especialmente la oposición. Está bien que tengan mayoría, ahora esa mayoría no puede ser aplicada para conjugar los deseos políticos de ese sector. A los legisladores se los elige para que represente la voluntad de la gente, no fueron elegidos para tirar piedras, fueron elegidos para hacer control. Hay que terminar con esa idea de una oposición destructiva. El endeudamiento es una buena oportunidad para que se corrija lo que sucedió en enero de este año.



-Está la idea de aprobarlo este jueves, ¿Cómo está el tratamiento del endeudamiento?
Hay dos partes de ese proyecto, una parte es la posibilidad de financiarse con organismos internacionales, recursos financieros que tienen que tener destinos determinados y necesita la aprobación de la Legislatura. La otra parte de proyecto tiene que ver con avalar una de las segundas ayuda financiera para los municipios y que fue en forma de crédito a tasa 0 y con un determinado plazo, que estaría venciendo el primero de agosto para efectivizar el primer pago. El Gobernador ha determinado extender ese plazo para que los Intendentes no tengan sobrecarga con la devolución del préstamo. Está en negociación el presidente de la Cámara de Diputados, la presidenta del Senado y los presidentes de ambos bloques con los bloques de la oposición. Le hemos pedido a todos los intendentes que ayuden a que se trate rápidamente la ley y no sea nada más un recurso que discuten los legisladores, porque el financiamiento tiene que ver con los municipios. Le hemos pedido que nos ayuden.
 

-En ese marco, ¿cómo ve el desempeño de las Cámaras?

Bien en el marco de lo que estamos viviendo, hay limitaciones concretas, tiene que ver con algunos casos de COVID-19 que aparecen en algún lugar, hay que restringir la circulación adentro del palacio legislativo, las reuniones son virtuales y esto obviamente hace más lento todo el proceso legislativo. Sin embargo han tenido mucha actividad las comisiones y esperemos que esto se regularice cuando bajen la cantidad de casos y podamos volver a una fase más aceptable.
 


La relación Nación - Provincia: “Que se discute, se discute”


La ministra de Gobierno no esquiva las balas a la hora de las tensiones entre la administración nacional y bonaerense. Reconoce discusiones en un marco institucional en términos lógicos de una situación de estrés. Además, calificó a la interna como “gran humo”.


-Se habla mucho de la interna Nación y Provincia, los tironeos por Seguridad, diferencias en las gestiones...

Desde el primer día que sucede esto, la relación del gobierno de la Provincia con el gobierno nacional está sumamente aceitada y fluida. Somos el territorio con más población y el Conurbano inclina la balanza en materia de políticas de Estado. Desde el primer día funciona perfectamente, los ministros nacionales con los de Provincia. La ministra de Seguridad de la Nación (Sabina Frederic) con el de la Provincia (Berni), la chispa que hubo, que fue simplemente eso, fue que el ministro de Seguridad quería conocer los operativos de las fuerzas federales, la cantidad de gente que iba a estar en el territorio porque la verdad que la Provincia lo necesita. Finalmente fue más río de tinta que lo que pasó en realidad, a partir del viernes ya están las fuerzas federales en la Provincia coordinando con las fuerzas provinciales. La política se mide con resultados y el resultado de todo este gran humo que hubo con este tema es que hoy las fuerzas federales están coordinando con las fuerzas provinciales. 



-¿No hay diferencias?

Desde que empezó la gestión se buscaron diferencias entre Alberto y la Vicepresidenta, entre los intendentes y el Gobernador, luego entre el Gobernador y el gobierno nacional. Es incesante el intento qué hay de parte de algunos sectores de establecer diferencias que no las hay. Discusiones en los ámbitos institucionales por supuesto, las hay en los ámbitos legislativos, en los ejecutivos, y es lógico, estamos en una situación de vulnerabilidad y mucha tensión que es lógico que se discuta entre los funcionarios. Eso no significa nada que ponga en riesgo la acción de gobierno que tenga que ir dirigida a la población. Que se discute se discute, no hay que ponerse colorado con eso.



“No pueden estar denostando permanentemente”
 

La dirigenta del norte del Conurbano tiene una relación de años con la vicepresidenta, Cristina Fernández. Con el paso del tiempo, la convivencia política acercó a posiciones personales.



-¿Cómo la ves a Cristina?

Cristina es como la figura predilecta de la oposición para hacerla cargo de cosas, ella no opina respecto de la gestión porque no es su materia, su materia es el Senado. Hay como un deseo permanente de exhibir a la Vicepresidenta como motivo de conflicto con el Presidente o con algunos sectores. Ella no habla de la gestión, sabe y entiende que su rol está en el Senado, lo que no quiere decir que en privado pueda opinar de determinada cosas, es una mujer de palabra fuerte, es la mujer que ha sido Presidenta de la Nación en dos oportunidades, nadie puede imaginar que no piense o esté en silencio. Lo que pasa es que es recurrente por parte de algunos sectores de la oposición de exhibirla. Cuando Juntos por el Cambio firmó ese comunicado espantoso sobre la muerte de Fabián Gutiérrez, fue escandaloso, lo firmaron los presidentes de los partidos. Mi pregunta era qué opina Lousteau, Rodríguez Larreta, Vidal, que el presidente de su partido diga estas cosas y acuse al Gobierno y a Cristina Kirchner de lo que la acusó. No hubo respuesta de eso, siempre se siembra alguna idea o alguna opinión para generar dudas en la gente, desconfianza. Esta ya no es la sociedad que necesita ese tipo de dirigentes, hay que construir salidas, no se puede estar cargando sobre una figura que ha sido Presidenta en dos oportunidades, que ha sido reconocida en el Mundo como una de las líderes más prestigiosa de su país. Aquí pareciera que se desvaloriza todo en función de las batallas políticas. No digo que la aplaudan, pero no pueden estar denostando permanentemente.
 

-Se apunta que la reforma judicial tiene el sello de Cristina...

La reforma de la Justicia es una deuda enorme que tiene el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo y los partidos políticos con la sociedad. Hemos visto en los últimos días, en los últimos tiempos, una Justicia lenta, que en parte no funciona y que empezó a estar cuestionado por la sociedad. Estamos en un momento para imaginarnos una Justicia más ágil, más cerca de la ciudadanía, de la defensa de los derechos de todos. No puede ser que haya una Justicia parcial y sobre todo para los sectores más vulnerables que tanto le cuesta el acceso a la Justicia. Después vemos el comportamiento de los jueces, como han desbalanceado las cosas, es un bochorno lo que ha pasado, cuando uno ve que hubo sectores de la Justicia implicado en los procedimientos que llevaron adelante los espías y la formulación de causas a partir de escuchas, el armado de causas truchas para perseguir a dirigentes políticos, sociales y de la Iglesia, a partir de la decisión del Gobierno anterior de comenzar una persecución sobre la dirigencia política del país, y hubo un sector de la Justicia que se prestó a eso, es lamentable y muy triste. Es una buena oportunidad de que se haga una modificación de la Justicia.