ESCENARIO
30/07
El Municipio, hacia una jornada definiciones para la reactivación económica
Tras la habilitación de los shoppings, hoy podría confirmarse la vuelta de más actividades que ni siquiera en fase 5 estaban permitidas. El aval de Provincia y Nación, la clave para avanzar.

Atrás en el tiempo parece haber quedado el anuncio del intendente Guillermo Montenegro del 13 de julio, luego de hacer un repaso por el número creciente de infectados de coronavirus durante el mes, el peor para la ciudad en materia sanitaria desde que llegó la pandemia, con actualmente 392 casos activos.

En aquel entonces, aseguró que haría una “pausa” en el otorgamiento de nuevas habilitaciones precarias ante el incremento exponencial de contagios. “Tomamos la decisión para poder analizar con mucha claridad lo que viene ocurriendo”, planteó.

Sin embargo, este mismo lunes tomó una decisión de peso al permitir la vuelta de los shoppings, en modalidad galería y con la prohibición del patio de comidas, cines, baños y espacios de entretenimiento. Lo destacable es que se trata de una actividad que, según Provincia, está prohibida en el resto de los 134 distritos bonaerenses incluso en fase 5.

Además, extendió el horario de atención de los locales gastronómicos, que ahora pueden cerrar a la medianoche, y permitió el regreso de otras 14 actividades. Y para hoy, la intención de la Comisión Especial de Reactivación Económica sería profundizar este esquema, incluyendo sectores que, hace semanas, ni por asomo podrían haber anticipado un posible regreso. En este caso, se trata de los gimnasios y natatorios. Sobre el primero aún restan afinar detalles del protocolo, el cual por el momento sigue presentando puntos que no terminan de dar garantías.

 A la par, asoman otros rubros con menor “impacto”. Allí figura el posible retorno de las ferias a cielo, como la de los artesanos de Plaza San Martín, Plaza Rocha, Unzué y Paseo Jesús de Galindez a la altura de Varese; estudios de danza; e incluso algunos deportes colectivos.

 Un punto central es el rol de Provincia en esta profundización de la reactivación económica. Un indicio se dio el 17 de julio, cuando se modificó el criterio para la fase 4 permitiéndose la vuelta de la gastronomía. Y, en esa línea, la llegada de autoridades bonaerenses ayer a Mar del Plata- con el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, a la cabeza- para inaugurar el Hospital Modular se interpreta también como un aval tácito al proceso de permisos que encara la ciudad.

“El indicador que nos preocupa es la capacidad de atención en hospitales. En Mar del Plata estamos razonablemente bien con una ocupación menor al 50%”, indicó Bianco, en una especie de guiño a las actividades que hoy funcionan en la ciudad, cada vez más cercana a “la nueva normalidad". Actualmente, en General Pueyrredon la ocupación de camas es cercana al 42%, según indicó Montenegro esta semana.

Además, Bianco ponderó que está trabajando “muy bien” con el jefe comunal, “coordinando permanentemente, con la apertura de comercios, fábricas y otras actividades”. Y remarcó. “Venimos monitoreando con mucha atención, porque hubo un crecimiento importante de casos. Si bien ese aumento es importante, lo que estamos mirando es en relación con la población total”, consideró.

En definitiva, lo que se lee entre líneas es que en tanto no se sature la ocupación de camas en clínicas y hospitales, todo indicaría que hay un permiso implícito de Provincia para profundizar las aperturas a pesar del brote. 

Un guiño que va en sintonía con las flores que el propio presidente Alberto Fernández le tiró ayer a Montenegro, en el marco de la inauguración del nosocomio edificado en las inmediaciones del HIGA. El máximo mandatario habló de que el ex diputado nacional “es muy persistente en sus pedidos” de nuevas habilitaciones. Y que “reclama que Mar del Plata, que gracias a Dios no tiene los casos de otros lugares, necesita más apertura”.

“Habrá que saber convivir con el virus”. Ese lema que ha repetido en varias ocasiones el intendente parece, en este escenario, cobrar más fuerza que nunca.