DILACIONES
29/07
Se prolonga la espera por las vacantes en el Tribunal de Faltas
Hace más de dos años y medio que no se cubren las puestos en 2 de los 5 Juzgados que hay. Un desafío para el Ejecutivo en un 2020 atravesado por la pandemia.

En un año atravesado por la pandemia del coronavirus, quizás la excusa perfecta para no avanzar con las designaciones que se necesitan, el Tribunal de Faltas del Municipio acumula años de indiferencia de la política marplatense.

Mientras las causas crecen a ritmo acelerado y los expedientes acumulan polvo en las oficinas de Garay 3136, donde desde 2013 funcionan los 5 Juzgados de Faltas de General Pueyrredón, desde 2018 no ha habido la decisión de designar a los encargadas de ocupar las vacantes generadas en los Juzgados N°2 y N° 5.

El funcionamiento parcial de estas dependencias se ve profundizado en un distrito con múltiples focos de conflictividad, donde las infracciones de tránsito, ahora con una reactivación económica que acerca a la comuna a la “nueva normalidad”, aportan la mayor cantidad de temas a resolver. Además de multas comerciales, la proliferación de basurales y conflictos entre vecinos.

Quizás la situación más crítica en cuanto a la operatividad se vivió a mediados del 2019, cuando el juez José Luis Oteiza tuvo una licencia médica y sólo dos jueces debieron asumir toda la tarea.

El estado actual de desatención del Tribunal de Faltas tiene su inicio en la gestión del ex intendente Carlos Arroyo, signada por múltiples déficits. A fines de 2017, Ana María Castelao y Carmen Maffioni, titulares de los Juzgados N°2 y N°5, respectivamente, iniciaron sus trámites de jubilación, situación que se hizo efectiva entre enero y marzo del año siguiente.

 En virtud del procedimiento de selección de jueces dispuesto por la Ley Orgánica de las Municipalidades (LOM), en ese entonces Arroyo elevó, en sobre cerrado, las dos ternas al HCD, donde se debe prestar acuerdo y sobre la cual, finalmente, el intendente tiene la facultad de elegir a su favorito.

Sin embargo, esos expedientes nunca avanzaron. Rápidamente se supo de las intenciones del ex jefe comunal de poner allí a su mano derecha, el abogado Andrés Barbieri, ex titular de Defensa del Consumidor bajo el gobierno de Gustavo Pulti, y al por entonces secretario de Legal y Técnica, el radical Gustavo Gil de Muro, quien hoy se desempeña como asesor de Agrupación Atlántica en el Concejo. Pese a la mayoría de Cambiemos, las internas que comenzaban a crecer entre el arroyismo y el resto de los bloques paralizaron el tratamiento de los expedientes, que durmieron en la comisión de Labor Deliberativa.



Algo similar ocurrió con la propuesta que, en julio de 2018, presentó el Ejecutivo para crear el Juzgado de Faltas N°6. La idea era aliviar la carga de los otros, considerando que la última innovación había sido en 2001, cuando se inauguraron el N°4 y el N° 5. Nuevamente, crecieron las  sospechas sobre el gobierno: todas las versiones apuntaban a la idea de nombrar allí al edil atlántico Mauricio Loria.

Acorralado por la falta de consensos, el gobierno amagó con una salida polémica a mediados del año pasado: ocupar las vacantes vía decreto. Pero la posición de la Asesoría General del Gobierno provincial fue tajante: “No resulta jurídicamente viable que por decreto del Departamento Ejecutivo se realicen designaciones en comisión o en forma interina para cubrir los Juzgados de Faltas 2 y 5”, sostuvo la nota firmada por Patricia Blanco Ilari, titular del organismo de control, ante la consulta efectuada por Arroyo.

A partir de esta situación, los Juzgados se encuentran desbordados en materia organizativa, repercutiendo también en la atención al público e incluso al propio financiamiento del Municipio ante las dilaciones ocasionadas para procesar, por caso las múltiples multas que llegan a la dependencia. Un aspecto que adquiere relevancia en el contexto de recesión sin precedentes que se atraviesa a nivel mundial. 

Del lado del Concejo, Ariel Bordaisco (UCR), el presidente del cuerpo, reconoció a comienzos de este año a este medio la necesidad de que haya más magistrados para recuperar su operatividad, en lo que es un guiño a las tratativas para incorporar un sexto Juzgado. Sin embargo, nada de ello se ha traducido en la agenda del Legislativo en lo que va del año.

Por su parte, la visión del Ejecutivo respecto al problema la dio el propio intendente, también en diálogo con La Tecla Mar del Plata, a comienzos de este año. “Todavía no tengo los candidatos. El Concejo será parte importante de esta discusión, pero hoy, con los problemas urgentes e importantes que tenemos, no está dentro de las prioridades”, blanqueó, con sinceridad, el hombre del PRO, antes de la irrupción de la pandemia.

Con una gestión que se volcó justamente a la contención del coronavirus, hoy ocupar las dos vacantes luce lejano. La última novedad trascendente en torno al Tribunal de Faltas se dio hace poco más de una semana. El Juzgado 5 cerró provisoriamente ante un supuesto caso de coronavirus, en lo que es una metáfora, quizás, de los contratiempos que viene sufriendo la dependencia municipal desde hace más de dos años y medio.