ENTREVISTA
05/07
“La infectadura me parece un término violento"
El intendente de La Plata habla de los efectos de la cuarentena, destaca el trabajo coordinado con la Provincia y la asistencia recibida, opina de la polémica sobre el IOMA, elogia el proceso de autocrítica de Juntos por el Cambio y toma distancia de quienes quieren hacer política y acrecentar la grieta en medio de la pandemia.
-¿Cómo ves la situación en La Plata, y en general, en cuanto al aislamiento social?

-Teniendo en cuenta que La Plata es una ciudad de más 800.000 habitantes y casi mil quilómetros cuadrados de territorio, hasta hoy no hay ninguna duda que todos los platenses hemos hecho un gran esfuerzo y un gran trabajo, tomando conciencia y cambiando muchas costumbres. Es un panorama difícil, donde la gente siente muchísima angustia e incertidumbre, pero era un camino que teníamos que atravesar. Y, en este camino, estoy convencido de que hemos aprendido muchas cosas nuevas, que no teníamos planeadas; y ese aprendizaje va a servir para poder convivir con el virus. No debemos desaprovechar este camino que nos costó tanto para aggiornarnos a una nueva realidad de vida.

-¿Está bien que la Plata esté en la fase 1 o podría estar en una fase más avanzada?

-Como poder, se podría; pero siempre es bueno tratar de seguir las indicaciones de la gente que realmente sabe, y en los conglomerados urbanos tan importantes como este creo que es bueno, después de tanto esfuerzo, intentar este último tramo fuerte. Lógicamente, me imagino que ya no se podrá resistir mucho más allá de del 17 de julio, pero eso va a tener que ver mucho con el comportamiento que tengamos todos como sociedad. Hemos hecho un gran trabajo y por ahí no nos merecemos estar en fase 1, pero también hay que mirar que somos muchos, que es una ciudad muy grande, con barrios de mucha vulnerabilidad. Me parece que hay que intentar buscar el equilibrio de cuidar salud y la vida como el bien más preciado pero también atendiendo esa otra pandemia que se está gestando, que es la pandemia económica y social.  

-¿Es muy difícil hacer volver a la gente atrás?

-Reitero que esto ha sido un aprendizaje para todos. Nadie imaginó esto ni nadie lo pidió, pero es importante tomar conciencia, como lo hemos hecho hasta ahora, con mucha responsabilidad, con seriedad, con un esfuerzo enorme desde lo económico en la actividad local, desde lo sanitario. Fuimos la primera ciudad que implementamos el tapaboca, y por ahí se reían o criticaban; hoy todo el mundo lo usa, en todos los municipios de la Provincia y en todo el país. Siempre es muy complicado cambiar costumbres y hábitos, como que los chicos estén encerrados, que es una situación muy difícil. 

-El municipio lanzó un programa de control de precios, ¿está dando resultados?

-Eso es muy importante. En el municipio estamos llevando adelante un trabajo de mucho más control, sobre todo en la circulación, con más de 120 retenes, que lo que intentamos hacer es que sólo transiten quienes tienen los permisos para hacerlo, sobre todo los que están en servicios esenciales. Estamos incentivando a la sociedad platense a que nos movamos en nuestro barrio, y si tiene la necesidad de comprar un par de medias que lo pueda hacer en su barrio y que no necesariamente deba trasladarse a un hipermercado. 

-Hablemos de política. ¿Como ves a Juntos por el Cambio?

-El espacio ha empezado a llevar adelante una autocrítica muy interesante, constructiva, profunda. Lógicamente es un frente heterogéneo y es importante también mirar el laburo de los intendentes, de los que nos está tocando gobernar. Estamos trabajando muy bien entre todos los intendentes, hablamos mucho con Horacio Rodríguez Larreta, con María Eugenia (Vidal), y nos han dado una libertad para construir y llevar adelante este proceso pocas veces vista en política. Esto tiene que ver también con reconocer a quienes hoy nos toca estar en la primera trinchera.



-¿Cómo impacta en el espacio la denuncia de espionaje que llega hasta el despacho inmediato de Macri?

-Yo soy abogado y creo en la justicia, y si hay responsables deben ser investigados por la justicia. A mí me resulta muy raro, en el medio de una pandemia y de una debilidad económica como la que está viviendo nuestro país, que haya este tipo de causas. No porque esté en contra de las detenciones y de la justicia, me llama la atención que en un momento complejo como este, de mucha tensión social y de angustia, tengamos que ver a muchos políticos criticándose permanentemente. Creo que hay que llevar tranquilidad a la gente y tratar de sacar la política. Hay que terminar de acrecentar esta grieta y empezar a cerrarla.

-Está claro que no coincidís con quienes quieren instalar la “infectadura”.

-La infectadura me parece un término violento, me suena muy fuerte. No me parece un término adecuado para ponerle un título a algo que nos está pasando y es muy feo. Sí me parece que es un momento de mucha dificultad en el que tenemos la obligación de buscar equilibrios entre cuidar la vida, que es el bien más preciado, y la actividad económica de los municipios y las provincias. Vamos a tener que aprender a convivir con el virus y estamos en un momento difícil al que no hay que ponerle política ni hay que mirar esto desde la política.

-En 2023 no vas a poder ser candidato a intendente. ¿Estás pensando qué hacer?

-La verdad es que hoy estoy muy concentrado en esta pandemia, en las cosas que debemos solucionar, en las obras, pero lógicamente yo soy un enamorado de la política y voy a construir con el espacio que me tocó representar y aportarle a este espacio desde donde me necesite. Gobernar la capital de la provincia de Buenos Aires no es menor y estamos armando un gran equipo con Horacio, María Eugenia y los intendentes. Hay que trabajar con mucha humildad pensando en lo que nos toca hoy, para discutir proyectos, candidaturas, ambiciones personales hay mucho tiempo. 


“Con la Provincia estamos laburando muy bien”



-¿Cómo estás trabajando con la Provincia?
-Estamos trabajando muy cómodos desde el municipio, hay un buen diálogo, una buena predisposición. Yo hablo con los ministros, con el Gobernador, con su Jefe de Gabinete; sinceramente hay una voluntad de trabajo en conjunto. Estamos en pandemia y hoy los partidos políticos o las ideologías poco importan, tenemos que estar todos juntos en una mesa laburando para que la ciudadanía tenga los menores problemas posibles en medio de este problema y en el futuro. Y, la verdad, estoy obligado a contarte que hoy con la Provincia estamos laburando muy bien. Lógicamente, por ahí puede haber alguna diferencia de concepto o de implementación de alguna medida, y me parece que eso es válido, pero en líneas generales estamos trabajando bien.

-¿Estás conforme con la asistencia financiera?

-La asistencia fue para los 135 municipios y se eligieron dos índices de distribución, uno es el CUD y el otro es el índice de ingresos. Los municipios más grandes con el índice de ingresos nos beneficiamos más que con el CUD, pero también nos aggiornamos a que cuando el elegido fue el CUD se aceptó. Eso nos ayudó mucho a paliar parcialmente las necesidades de los municipios. Los municipios siempre necesitamos más, pero fue un acompañamiento que nos ayudó a tener un poquito de aire en un momento donde la caída de la recaudación es catastrófica. En nuestro caso es más del 40 por ciento, además de una caída de coparticipación de más del 30 por ciento al principio, que luego bajó a 12 o 13 puntos. Y estamos buscando un equilibrio, achicando gastos y servicios, para mantener lo más importante, que es el empleo, pagar los sueldos y los aguinaldos. Hoy, más que nunca, hay que cuidar las fuentes de trabajo.

-¿Se está trabajando en el día después, en la post pandemia?

-El día que continúe luego de esta pandemia, es importante ver cómo vamos a encarar nuevas fuentes de trabajo y fortalecer el empleo. Y esto tiene que ver no sólo con el Estado, sino con continuar en la construcción de ese puente de confianza donde nos siguen eligiendo para invertir y desarrollar proyectos. Nos vino a ver un empresario que quiere hacer el auditorio más grande de la provincia de Buenos Aires, y estamos a días de firmar el convenio para que la obra del shopping en el camino Belgrano y 514 empiece a construirse ni bien se levante esta pandemia. Tuvimos que postergar muchas cosas, pero lo importante es que todavía esas llamas están encendidas con la voluntad de los que quieren invertir en nuestra ciudad. Creo que ese es el camino, donde podamos generar mano de obra y empleo desde lo privado, mano de obra y empleo desde lo público. Debemos tratar entre algodones a todos los que nos vienen a ver para que no se nos vayan, y permitir el fortalecimiento del empleo genuino en nuestra ciudad, que es para mí un desafío muy importante.


Relación con los intendentes K y convenio con Baradel

-Los dos municipios más ligados a La Plata están gobernados por intendentes kirchneristas. ¿Cómo es la relación con Mario Secco (Ensenada) y Fabián Cagliardi (Berisso)?

-Salvo un sobresalto que hubo por los contagiados en el barrio José Luis Cabezas, que quizás hubo algunas declaraciones que quisieron ir para el lado de la política, no creo que sea el momento. No es el momento de alimentar una grieta sino, por el contrario, es el momento de empezar a cerrarla. Cuando tuve que hablar con Mario Secco lo he hecho, cuando tuve que hablar con Cagliardi lo he hecho. No tengo ni problemas personales ni ideológicos, todo lo contrario, hoy hay que ser lo más solidariamente posibley poder controlar el virus de la manera más unificada posible. No tengo problemas de ningún tipo con ellos; yo creo en el diálogo, en los consensos y en la política.



-También firmaste un convenio con Baradel la semana pasada, una foto extraña…

-Sí. Con Roberto tuve diálogo desde el día que asumí. Su mujer (Lorena Riesgo) fue concejal y hemos discutido muchos proyectos a nivel municipal. Pero, como siempre lo he dicho, a mí me importan la ciudad y no los partidos, y todo aquel que quiera ser solidario con la ciudad de La Plata, todo aquel que venga con proyectos positivos, con cosas que vayan para adelante y saludables no importa de qué partido sean o qué postura tengan. A mí lo que me importa es que el platense viva cada vez mejor, que falten menos servicios o que falten menos oportunidades. Y cuando me llamó Roberto Baradel me dijo que quería poner a disposición el hotel del gremio, lógicamente le agradecí, vino al municipio, firmamos un convenio, hablamos del funcionamiento y fui a recorrer el hotel con él. Lo tomé con muchísima naturalidad. Sé que puede sonar medio raro, pero yo creo mucho en eso y los políticos tenemos que olvidarnos por un rato de las diferencias de colores. A Doña Rosa en un barrio cuando le solucionás un problema no importa quién se lo solucionó sino que se hizo, y si somos conscientes de eso vamos bien.

Postura frente a IOMA y vuelta a clases

-Recibiste a los médicos, ¿cuál es la postura respecto a los cambios que quiere implementar IOMA?

-Creo que en el medio de esta pandemia es una discusión un poco inoportuna. Sí es importante remarcar que se debe apostar al consenso y se pueda armar una mesa en la que esté la Provincia, la ciudad, el ministerio de Salud, el IOMA y ver de qué manera encontramos los equilibrios. Me parece que es muy apresurado dar esa discusión en este momento, donde hay muchísima incertidumbre y de angustia. Me parece que es el momento de dialogar y de poner todo arriba de la mesa para ver cómo se solucionan los problemas. Los médicos, más allá de los que laburan en el Estado, lo están pasando mal también, porque hay muchas enfermedades que no se tratan, hay menos gente que va a los consultorios y los hospitales. Hay que dialogar y escuchar al otro, y ahí me van a encontrar a mí.

-¿La Plata va a ser uno de los últimos distritos en los que vuelvan las clases?

-No lo sé, sinceramente. Me imagino que en la misma circunstancia están otros 40 municipios que son parte del AMBA. Ojalá no seamos los últimos. Hay muchos protocolos que se están llevando adelante, desde el municipio, desde el ministerio de Educación de la Provincia, desde Nación, que tienen que ver con clases mixtas, con partes presenciales y partes vía internet. No comprendería por qué La Plata sería de los últimos en volver cuando hoy la ciudad, de todos los integrantes del AMBA, que somos 40, está en el puesto 39 de casos cada cien mil habitantes. Esto no significa que haya algo que festejar, pero sí que hasta el día de hoy hemos hecho un gran trabajo.