EXCLUSIVO
29/06
Llamado de atención para Montenegro: la justicia marplatense suspendió ordenanza antipirotecnia en Mar Chiquita
El juez Issach hizo lugar a una medida cautelar solicitada por la Cámara Argentina de Empresas de Fuegos Artificiales. Una causa idéntica se había frenado en General Pueyrredon por cuestiones técnicas, aunque los empresarios avisaron que insistirán.

Una de las primeras iniciativas que el gobierno de Guillermo Montenegro impulsó ante el Concejo Deliberante podría pender de un hilo. Y es que en las últimas horas la justicia marplatense suspendió la implementación de la ordenanza antipirotenica que regía en Mar Chiquita, en una presentación impulsada por la Cámara Argentina de Empresas de Fuegos Artificiales (Caefa), la misma que lleva adelante otro reclamo idéntico por la normativa que rige en General Pueyrredon.

En diciembre del año pasado, días ante de Navidad, el Concejo Deliberante había aprobado ad referéndum una ordenanza para prohibir la venta y uso de pirotécnica en General Pueyrredon. Ya en ese entonces, la cámara radicó una denuncia por la presunta inconstitucionalidad de la norma, pero el juez Marcelo Fernández, del Juzgado Contencioso Administrativo N°1, la rechazó al considerar que la ordenanza, al no haber sido aprobada en sesión ordinaria, no estaba vigente.

Finalmente, en febrero el Concejo Deliberante terminó de darle aprobación y días después fue promulgada por el intendente Montenegro. Tras ello, el director de Relaciones Institucionales de Caefa, Ezequiel Asquinasi, aseguró que retomarían las presentaciones legales, aunque la misma se fue postergando hasta ingresar en la feria judicial producto del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Ahora, la iniciativa podría retomar impulso. Es que los empresarios del sector sumaron un nuevo triunfo en la causa que viene llevando adelante el juez Simón Issach, del juzgado Contencioso Administrativo N°2, quien lleva adelante una causa también presentada por Caefa en diciembre para frenar la implementación de una ordenanza similar en Mar Chiquita.

 

 

En las últimas horas el juez Issach hizo lugar a la medida cautelar que dispone la suspensión del Artículo 1 de la Ordenanza 61/19, sancionada en octubre y que disponía la prohibición de la pirotécnica en el partido de Mar Chiquita. El magistrado consideró que la ordenanza en cuestión “pretende inmiscuirse en un contexto normativo que está integrado por otros instrumentos que también regulan la actividad bajo análisis, en tanto se trata del ejercicio del comercio y de una industria lícita”.

También ponderó la importante jurisprudencia en la materia: “existen numerosos fallos en los que ordenanzas similares han sido desacreditadas por la Justicia”. El principal caso citado es de General Alvarado, donde la actividad estuvo prohibida ente 2015 y 20167, pero finalmente la Suprema Corte bonaerense declaró inconstitucional la ordenanza municipal 220/15.

En cuanto a los restantes requisitos que deben mediar para hacer viable una cautelar, Issach sostuvo que con la suspensión de la normativa “no se advierte que se vea comprometido el interés público” y que la no modificación del escenario, “implica agravar la situación de hecho y de derecho de la actora de manera irreversible”.

Ahora conocida la resolución de la Justicia en lo Contencioso Administrativa de Mar del Plata –mientras continúa el debate de fondo-, surge el interrogante sobre cuál será el destino que tendrá la ordenanza en General Pueyrredon. Tanto la normativa antipirotecnia como el demandante y las denuncias son idénticas. Lo único que cambia es el magistrado. Todas las miradas se depositan ahora en el juez Fernández.