26/06
Transfieren créditos por más de $60 millones a la Administración Central
Así lo dispuso Montenegro a través de un decreto. "Ante la efectiva ejecución del Cálculo de Recursos y Presupuesto, surge la necesidad de realizar ajustes", consideró.

A través del decreto Nº 964/20 el intendente Guillermo Montenegro decidió transferir créditos por $60.583.207,63 al presupuesto de la Administración Central.

“Ante la efectiva ejecución del Cálculo de Recursos y Presupuesto de Gastos correspondiente al ejercicio 2020, surge la necesidad de realizar ajustes entre las diversas partidas que lo componen”, planteó el intendente en el documento al que tuvo acceso La Tecla Mar del Plata.

En esa línea, citó el artículo 71 de la Ordenanza Complementaria, el cual autoriza al Ejecutivo a “crear, transferir y reasignar créditos presupuestarios”. Y al Decreto Provincial 2980/00, que permite  al órgano rector del Sistema de Presupuesto realizar “diversas competencias entre las cuales se encuentra coordinar el proceso de modificaciones” en el mismo.

En concreto, este tipo de transferencias consisten, según la legislación provincial, en traspasos de créditos asignados para erogaciones, que pueden originarse principalmente por gastos no previstos o por mayores requerimientos para el normal funcionamiento de la comuna. Estas operaciones pueden realizarse entre los diferentes créditos de las partidas presupuestarias existentes, como se dispuso en el decreto, o con la creación de nuevas partidas, sin implicar incremento alguno en el nivel total del presupuesto.

La caída estrepitosa en la recaudación y la Emergencia Sanitaria han obligado a esta ingeniería por parte de la cartera de Hacienda para financiar los gastos del Municipio. Un antecedente similar a esta disposición se dio, tal como informó este medio, a mediados de mayo.

En aquel entonces, el intendente decidió ampliar el presupuesto de gastos de la Administración Central por la suma de $1.068.100.887,40. Según supo La Tecla Mar del Plata, el decreto se rubricó con la finalidad de reordenar partidas tras la ingeniería económica que tuvo que hacer el gobierno para afrontar los sueldos de abril.